Minimalismo cálido

Solemos relacionar minimalismo con frialdad, pero está vivienda en Almerimar nos dice que es posible hacer todo lo contrario.
 
En el salón, el mueble TV colgado y totalmente terminado en laca de alta calidad se integra perfectamente en la pared, dejando el protagonismo  a los textiles.
 
Se conjugan a la perfección el tapizado del sofá, las sillas del comedor y los taburetes de la cocina, junto a la alfombra y la cortina del amplio y soleado ventanal. Y como no destacar el espectacular separador de palillería, que aporta amplitud a la vez que reserva la entrada a la vivienda.
 
En el dormitorio principal, el cabecero corrido, junto al canapé con patas altas en la mejor filosofía «Roomba lover», dan su tono cálido, a la vez que también lo hace la palillería situada sobre el cabecero.
 
El vestidor independiente del dormitorio, pero con los mismos acabados, hace del conjunto un ente continuado.
 
El conjunto final, obra de nuestro departamento de interiorismo con su responsable Miguel Barranco a la cabeza, ha dado como resultado uno de nuestros trabajos más satisfactorios.