Cómo saber si un sofá es de calidad

Principales características que debe reunir un sofá para que sea de calidad y, por tanto, duradero en el tiempo y confortable como el primer día.

La elección del sofá es una decisión que debe ser muy meditada pues es un mueble que se usará a diario y durante muchos años. Es el lugar donde descansar después de un largo día de trabajo, de desconectar viendo una película y el lugar de encuentro con familiares y amigos. Entonces, ¿no crees que te mereces tener un sofá de calidad? No solo puedes, sino que debes permitírtelo.

Son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un sofá: el diseño, tamaño, las necesidades familiares… Pero si lo que realmente queremos es garantizar la comodidad, velar por nuestra salud y asegurar una larga durabilidad, lo más importante es fijarse en la calidad.

Entonces, ¿cuáles son las claves para saber si un sofá es de calidad? En Muebles Romerohogar te ofrecemos las características más importantes y los materiales que tendrás que valorar a la hora de comprar tu próximo sofá.

La estructura de un sofá o el armazón es su esqueleto, que como sucede con el esqueleto humano, es necesario que sea resistente para que se mantenga firme y aguante con el paso del tiempo.

Los materiales más utilizados en la fabricación del armazón de un sofá de calidad son:

  • Metal: principalmente aluminio y acero. Especialmente utilizado en modelos de sofá cama. Las estructuras de hierro no son las mejores para lugares húmedos pues podrían estropearse.
  • Madera maciza, normalmente de pino. Es importante que esta madera esté al menos durante un año sin utilizarse para expulsar la posible humedad. Otros fabricantes, directamente la secan en hornos, con el objetivo de conservar su forma, resistencia y estabilidad durante más tiempo. Las estructuras fabricadas con maderas que han sido cortadas recientemente y que no se han secado, pueden encogerse o agrietarse con el paso de los años. Otro proceso importante al fabricar estructuras con maderas es eliminar todos sus nudos los cuales podrían hacer que el armazón se rompiera con el uso.

Como es una parte del sofá no visible, cuando vayas a comprar un modelo, te recomendamos que preguntes a los profesionales que te asesorarán sobre los diferentes modelos. En Muebles Romerohogar somos expertos en muebles de calidad y ponemos a tu servicio profesionales cualificados que te ayudarán a tomar la mejor decisión de compra.

Otra de las características que determina la calidad de un sofá es la suspensión. Esta es la que garantiza que el sofá de tu salón no se hunda y la que proporciona un buen apoyo en el asiento y respaldo.

Las opciones más comunes son:

  • Muelles en zigzag. Hasta hace unos años, era una de las mejores opciones debido a su resistencia, pero pueden llegar a presentar dos problemas con el uso: provocar molestos chirridos y la posibilidad de dañar o cortar los materiales que los protegen.
  • Las cinchas. Son bandas que atraviesan el asiento y el respaldo. Este material que al principio da una comodidad excepcional, si no es de calidad, con el uso va perdiendo elasticidad y se hundirá. Habitualmente son de caucho, que ofrecen mucha resistencia; elásticas, que se componen de multitud de hilos de goma forrados con una banda textil; o, con el sistema NEA, un sistema de suspensión creado con materiales de alta tecnología que ofrecen una durabilidad ilimitada.

Para un óptimo y duradero confort es importante tener en cuenta el relleno del sofá y la densidad de la espuma. Una espuma de baja calidad se rompe con bastante rapidez provocando que el tejido no se mantenga tenso y se hunda.

De la densidad de la espuma depende la comodidad y durabilidad del sofá. Cuanto mayor es la densidad de la espuma, mayor es el confort y la durabilidad en el tiempo. La espuma más habitual para asientos de sofá corresponde a la de densidad media de 30 kg/m3, que es dura, suave y aporta firmeza. Y para tener las máximas prestaciones en confort y duración, se recomienda una densidad de 35 kg/m3 o máxima densidad HR.

La correcta elección del tejido del tapizado del sofá también determinará la calidad de tu sofá.

La piel natural es resistente al paso del tiempo y resulta fácil de limpiar. Sin embargo, no es la mejor opción con niños y mascotas en casa ya que es fácil de rayar. Una opción más económica y popular es la polipiel, pero es de menor calidad y durabilidad.

El algodón es una tapicería resistente y no se deforma con facilidad. Es fresca y además muy transpirable.

La tapicería de chenilla es suave, resistente y se arruga menos que el algodón.

Una solución muy buena es la tapicería técnica, como la que tienen tratamiento Aquaclean que permite eliminar cualquier mancha solo con agua y su gran variedad de texturas y colores les permite adaptarse a cualquier estilo.

En un sofá de calidad el fabricante te ofrece garantía de por vida del armazón y garantía de unos 10 años (dependiendo del fabricante) de la suspensión. Sin embargo, los sofás de Fama, que podrás adquirir en nuestra tienda de El Ejido, ofrecen una garantía de por vida tanto en el armazón como en la suspensión del asiento con el sistema NEA.

Con estas pistas ya puedes comprar un sofá de calidad. No lo dudes acercarte a nuestra tienda de El Ejido, donde contamos con una amplia variedad de sofás de calidad.